WhatsApp. Cada mensaje puede ser un mundo.

-


Aunque WhatsApp se define como un servicio de mensajería instantánea para teléfonos inteligentes hay quien la considera también una red social.

Sea o no una red social, la realidad es que en el mundo hay más de 1.500 millones de personas enganchadas a esta forma de comunicación. Como es lógico, entre tantos millones de usuarios hay personas de todo tipo, y por lo tanto conviene tener ciertas precauciones a la hora de relacionarse mediante este canal.

Para empezar, te recomendamos que entre tus contactos tengas sólo personas que conoces de verdad. Si un número desconocido te abre una conversación no le sigas la corriente. Solamente por la foto que tienes en tu perfil podría obtener más información de la que le quieres dar. Por eso, aunque te pueda la curiosidad no caigas en la tentación y bloquéale. Del mismo modo, lo ideal es que tú tampoco inicies ninguna conversación con un número desconocido. No sabes quién puede estar detrás.

Una de las ventajas de WhatsApp es que es un sistema instantáneo. Podemos enviar mensajes y archivos en un segundo, pero al mismo tiempo ésta es también una de sus principales desventajas. En un momento de “calentón” o exaltación se pueden compartir fotos, vídeos, notas de voz y de más material que en realidad no compartiríamos si lo pensásemos dos veces. Por eso te invitamos a reflexionar acerca del contenido que compartes en esta plataforma. Piensa que una vez se ha compartido ya está en manos de otros.

Protege tu intimidad. No cuelgues fotos en situaciones comprometidas, ni compartas vídeos o notas de voz que alguien pueda utilizar en tu contra, ni siquiera con tu gente más cercana. Los amigos y las parejas van y vienen, pero el contenido que compartes permanece ahí.

A veces la presión del grupo es muy fuerte. También en WhatsApp. Por eso, si formas parte de grupos grandes de amigos o conocidos no debes dejarte llevar por la actitud de otros si esa actitud no es correcta. No te rías de bromas de mal gusto, no fomentes el bullying a un compañero de clase, no ofendas por motivo de raza, sexo o condición social. Seguro que no te gustaría que te lo hicieran a ti, ¿verdad?