Juego en red. Cuanto más lejos, mejor

Principales Riesgos para los adolescentes


En los últimos años las plataformas de juego online se han multiplicado. Cada vez es más fácil jugar al bingo, al poker, al casino o hacer apuestas deportivas en internet porque las nuevas tecnologías permiten hacerlo en cualquier momento, desde cualquier lugar y manteniendo el anonimato.

El número de usuarios de juegos de azar online ha crecido un 369% en los últimos años. La edad media de jugadores en España es de 21 años, pero cada vez son más los adolescentes que se suman a esta moda respondiendo a la llamada publicitaria de deportistas, actores y otros famosos que los promocionan. Te suena, ¿verdad?

El número de jugadores menores de edad se ha cuadriplicado en sólo dos años. Según un estudio por la Comisión de Apuestas 450.000 niños entre 11 y 16 años apuesta periódicamente en línea, un número mucho mayor del de los menores que han tomado drogas o el alcohol.

Si tú eres uno de ellos tienes que saber que por mucho que te vendan este tipo de ocio como una opción más, por mucho que te regalen dinero para tu primera partida, por mucho que parezca una actividad inofensiva… el juego en internet tiene un gran peligro.

En realidad, según los expertos este tipo de juego es más adictivo que el juego presencial y los jóvenes que lo practican tienen hasta 4 veces más probabilidades de desarrollar problemas con el juego que aquellos que no lo hacen.

El jugador adolescente habitual es un chico entre 14 y 17 años que pasa en internet un promedio entre 2,2 y 3, 5 horas al día. Normalmente no identifican el juego online como un problema, lo que hace que la actividad sea aún más peligrosa. Pero no te engañes. Da igual si alguna vez han ganado. A la larga van a perder. Y mucho. Los sistemas de juego en línea están pensados para que los usuarios ganen, pero no demasiado. Sólo lo suficiente para engancharse. El problema es que este “enganche” puede traer consigo problemas encadenados como las deudas de dinero y pueden derivar incluso a actividades delictivas.

Por eso te recomendamos que no te dejes engañar por la falsa sensación de bienestar que puede el juego online a corto plazo. Aléjate de este tipo de plataformas y, en la medida de lo posible, intenta convencer a tu entorno de que tampoco se deje engañar.

Si crees que ya tienes un problema de adicción habla con tus padres para que puedan buscar la ayuda de un profesional. No dejes que vaya a más. La realidad es que sólo puedes perder.