Instagram. ¿La red social más guapa?

-

No es ningún secreto que Instagram es una de las redes sociales más populares, después de Facebook y Youtube. Más de 1.000 millones de usuarios en todo el mundo utilizan esta plataforma mensualmente.

El 71% de usuarios tenemos menos de 35 años y pasamos una media de 57 minutos al día en ella. La utilizamos principalmente para compartir fotos. Pero, ¿con quién las estamos compartiendo?

Para que Instagram sea una plataforma segura para ti debes asegurarte de tener tu perfil privado, sólo visible para tus contactos. Y por supuesto, entre tus contactos sólo debería haber gente que conoces de verdad. No aceptes a cualquier persona que quiera seguirte, nunca se sabe quién puede estar detrás ni qué intenciones puede tener.

Lo normal en “Insta” es mirar las fotos de nuestros contactos, de influencers, actores, cantantes, etc. Pero recuerda algo: nunca debes compararte con ellos. Estas personas muestran sólo una pequeña parte de sus vidas y no hay nada que tú debas envidiar.

Según un estudio de la Universidad de Cambridge los jóvenes que pasan más de dos horas al día en redes sociales son más propensos a sufrir angustia, ansiedad y depresión fruto de la inseguridad que les produce ver tanta “perfección” en otros. Así que ten cuidado. No abuses de esta plataforma, pero sobre todo, utilízala siempre con espíritu crítico para no perder nunca la noción de la realidad.

A todos nos gusta un like, pero nuestra vida no debe estar marcada por ellos. Cuando publicas contenido pensando en gustar a los demás corres el riesgo de hacer cosas que en realidad tú no quieres hacer. Por favor, evita publicar fotos sexis y comprometidas. No te pongas en peligro por un like.

También te recomendamos evitar las faltas de respeto. Algunas personas convierten Instagram en un campo de batalla donde insultar, pero tú no debes hacerlo. El ciberbullying hace mucho daño a las personas que lo sufren y además, puede tener consecuencias legales para los responsables.

Por último, pero no menos importante: no etiquetes el contenido que compartes en Instagram. Cuando lo haces estás dando demasiada información. Y la información es poder.