Escucha activa. ¿Tu teléfono móvil te espía?

-

Está claro: la tecnología está cada vez más presente en nuestras vidas. También está claro que esto hace que podamos hacer cosas que hace años eran impensables. Podemos encontrar una nueva dirección rápidamente a través de la geolocalización, comprar cualquier objeto al otro lado del mundo, tener acceso cientos de miles de canciones totalmente gratis, relacionarnos mediante aplicaciones....


El móvil es el objeto que centraliza la mayoría de estas actividades. Nos pasamos el día pegados a él. Pero, ¿y si nuestros móviles estuviesen oyéndonos? ¿Y si pudiesen escuchar nuestras conversaciones privadas? Pues bien, lo cierto es que no sólo pueden… sino que lo hacen.


En realidad no es el teléfono (el aparato), sino lo que hay dentro del teléfono, lo que nos escucha. Google, Facebook, Instagram… ¿Te has dado cuenta de que al abrir una nueva APP en el móvil te pide permiso para utilizar el micrófono? Si no eres consciente fíjate la próxima vez. Muchas veces la voz es necesaria para el uso de la aplicación y te ves “en la obligación” de aceptar para poder utilizarla. Pues tienes que saber que al aceptarlo estás dando permiso a la aplicación para escucharte siempre. Y una vez que has aceptado, les estás dando permiso para escucharte las 24 horas del día. 


Pero, ¿por qué lo hacen? Muy sencillo: para conocernos mejor, conocer nuestros gustos, nuestras preocupaciones, nuestros intereses.. todo aquello que hablamos en nuestro día a día. Esta información tiene mucho valor a hora de poder ofrecernos publicidad ajustada a nuestras necesidades concretas para despertar nuestros impulsos consumistas. 


Los sistemas de reconocimiento de voz pueden estar activos 24 horas y es tu responsabilidad bloquear el acceso al micrófono. Desde el apartado de “Ajustes” de tu dispositivo puedes acceder al apartado de “Permisos de aplicaciones” para ver cuántas de las apps que tienes instaladas en el móvil tienen acceso al micrófono. Desde este mismo entorno puedes desactivar ese permiso para evitar que puedan seguir escuchándote.