Cyberbulling

Principales Riesgos para los adolescentes

Las redes sociales son una herramienta genial para relacionarnos en el día a día, para mantener el contacto con los que no vemos tan a menudo o para estar al tanto de las últimas tendencias, pero hay personas que las utilizan para acosar a los demás. Seguro que sabes de lo que te estamos hablando…

La realidad es que en España al menos dos niños de cada clase sufren ciberacoso o violencia principalmente en internet. Los motivos pueden ser desde el aspecto físico, la manera de vestir o la condición sexual, pero la verdad es que sea cual sea “la razón” la violencia en las redes no tiene ninguna justificación.

Los ciberacosadores utilizan las redes para provocar. Se sienten seguros y poderosos en Internet. Generalmente actúan esperando una reacción en su víctima y cuando la obtienen, incrementan el nivel de presión. Por eso es importante no caer en este tipo provocaciones, aunque sea difícil. La mayoría de las veces llevan a cabo este tipo de acciones simplemente para entretenerse o para mostrar superioridad ante su grupo de amigos y si no obtienen respuesta, lo dejan. Intenta alejarte de la situación, pero si ves que no puedes es importante que tomes cartas en el asunto.

Los expertos dicen que cuanto menos tiempo se pase en internet y en las redes sociales menos probabilidades hay de sufrir ciberacoso. Resulta lógico, pero las redes forman parte del mundo y es imposible alejarse completamente. Por eso es importante utilizar “las armas” que tenemos para protegernos.

Recuerda que la tecnología ofrece herramientas para bloquear a personas que te hacen daño en las redes. La mayoría de las aplicaciones lo permiten. Además de bloquear a los usuarios que te molestan, sean conocidos o no, también puedes denunciar los comentarios que te agreden. Es una manera de que la plataforma pueda tomar cartas en el asunto y reprender al agresor.

Otra manera de neutralizar el ciberbulling es recordarle al abusón que lo que está haciendo es delito. Decírselo abiertamente es una manera de demostrarle que conoces tus derechos, que sabes que esa situación puede ser ilegal y que estás en disposición de denunciarlo si no detiene sus ataques.

En cualquier caso, es importante guardar las pruebas de lo que está pasando. Siempre. Haz pantallazos de los ataques y guárdalos para poder contárselo a tus padres o a la policía si llega el momento de denunciarlo.

Si sufres o alguna vez has sufrido este tipo de ataques y no sabes a quién dirigirte puedes buscar apoyo en este número gratuito y anónimo contra el acoso escolar: 900 018 018